Así ensamblamos
nuestros sockets